El diseño web que gusta a Google

09 de septiembre de 2016

El buscador de Google es una herramienta muy útil para el usuario y lo es aún más para los negocios, empresas y autónomos que logran posicionar su sitio web en los primeros resultados de búsqueda.

Pero al mismo tiempo es un arma de doble filo pues si no anticipas un cambio importante de alguno de sus algoritmos, tu página se verá gravemente afectada.

El único compromiso de Google es con el usuario, y si a éste no le gustan las ventanas emergentes, a Google tampoco. Precisamente, para el 10 de enero de 2017 se prevé que el gran buscador pase a penalizar duramente los sitios web que mantengan una política tan agresiva para con sus usuarios como son los pop-ups.

Para aparecer en sus posiciones de privilegio Google te pedirá mucho más que un puñado de buenos enlaces; el posicionamiento web ha cambiado. Para alcanzar las primeras posiciones debes optimizar los textos de la web: cuidar los headers, la negrita, la semántica del texto, el enlazamiento interno, formatos enriquecidos, tiempo de carga, seguridad y un largo etcétera.

Google hace que se cumpla la ley del usuario, y aunque da un margen de tiempo para que los desarrolladores web realicen los cambios necesarios en sus sitios web, si andas un pelín despistado y pasas por alto sus advertencias, te castigará severamente.

Un diseñador web debe permanecer siempre alerta a los cambios del algoritmo que puedan afectar al diseño web, maquetación y visualización de los contenidos y estructuras.



Cotiza de forma rápida








Noticias relacionadas

¡Hasta lo que compras!. 08 de enero de 2019