Sistemas webs frágiles facilitan la propagación de malware

30 de agosto de 2017

En un entorno cambiante, en el que los cibercriminales invierten cada vez menos tiempo en desarrollar nuevas herramientas de intrusión (se ha instaurado la tendencia malware as a service), son los entornos de seguridad poco saneados y que utilizan aplicaciones de alto riesgo los que facilitan que los ataques tengan éxito y que además lo hagan en tiempo récord.

Amenazas tan famosas como Wannacry podrían haberse evitado en gran medida si más organizaciones aplicaran una ciberseguridad consistente  ya que los cibercriminales todavía suelen tener éxito cuando basan sus ataques en exploits que no han sido parcheados o actualizados.

Y, para complicar más las cosas, cuando una amenaza se automatiza, los atacantes ya no se limitan a dirigirse a una industria específica, por lo que el impacto aumenta.

En los últimos tiempos hemos vivido varios casos que nos dejan en un panorama en el que el ransomware está en alza. Casos como el ya citado WannCry o el posterior Petya confirman la evidencia. A su vez, más de dos tercios de las empresas sufrieron exploits críticos en el segundo trimestre de 2017.

El 90% de las compañías registraron exploits con vulnerabilidades con tres o más años de antigüedad. Asimismo, otra de las grandes tendencias es que el cibercrimen no descansa. Las amenazas automatizadas están operativas todos los días de la semana.



Cotiza de forma rápida








Noticias relacionadas

UE impone multa record a Google 30 de junio de 2017