Uso del español en las Redes Sociales

30 de noviembre de 2011

Si bien desde siempre han existido ciertas complicaciones a la hora de redactar en español, por ser un idioma con variadas normas ortográficas y gramaticales, lo cierto es que con la masificación de la web cobra mayor importancia el uso correcto del idioma.

Tanto en Internet como en las Redes Sociales el uso informal del idioma es algo común. Los modismos y símbolos que permiten simplificar palabras están institucionalizados en la mayoría de los usuarios.

Si bien en el ámbito de la entretención y el lenguaje coloquial no hay nada de malo escribir de manera más “libre” en las Redes Sociales, a lo que apuntamos es que usar correctamente el idioma puede ser un buen reflejo ante las otras aristas para las cuales puedes usar Internet.

Sin  embargo, no hay que olvidar que tras nuestro “rol de usuarios” están nuestros roles personales y profesionales. Y que a través de Internet y las comunidades podemos encontrar una amplia gama de posibilidades. Usar correctamente el idioma en la interacción virtual puede ser un punto a favor en términos profesionales.

Eso sí, cuando se trate de administrar sitios web corporativos o cuentas en las Redes Sociales que pertenezcan a empresas u organizaciones, el escribir correctamente debe ser un deber y no una alternativa. Detalles como éste entregar seriedad y profesionalismo a la entidad.

Algunos consejos para la redacción (y que siempre se olvidan cuando se está frente a un teclado):

  • En español (a diferencia del inglés) los signos de interrogación y exclamación se abren y se cierran. Es por ello que una pregunta debe comenzar con el signo “¿” y terminar con “?”. Lo mismo para la exclamación.
  • Cuando tengas alguna duda de cómo se escribe una palabra, puedes consultar a la web de la Real Academia Española.
  • Usa los tildes como corresponde.
  • Consulta siempre a la RAE cuando tengas dudas en relación a la acentuación diacrítica (¡sí, esa que enseñan en el colegio y que muchas veces se olvida!), ya que hay palabras y monosílabos que cambian su significado de acuerdo a la tildación (te-té, solo-sólo, de-dé, por ejemplo).


Cotiza de forma rápida