Precisiones a la hora de redactar para la web

09 de julio de 2012

Los lectores de una página web, generalmente, buscan información específica con respecto a un tema, producto o servicio. Muchas veces se les llama “scaners”, pues realizan una lectura general centrándose sólo en palabras o párrafos concretos de su interés.

La mayoría de las veces el lector frente a una pantalla está pendiente de más de una actividad: leer, revisar mails o diversas páginas y alguna función en particular que se encuentre realizando (trabajando, escuchando música, etc.).

Es por ello que para conseguir que internalicen bien los textos frente a la pantalla se aconsejan algunos detalles a seguir:

  • Evitar los textos de “ladrillo”, o sea, párrafos que sean de más de siete líneas.
  • Destacar en “negritas” las palabras o frases relevantes.
  • Ocupar enlaces (llamados antiguamente como hipertextos) a páginas web internas o externas que permitan que el usuario tenga la posibilidad de complementar la información que se le entrega.
  • Procure que los artículos sean breves y descriptivos. Si se trata de un instructivo, resulta fundamental utilizar fotografías que grafiquen los textos. Lo mismo cuando describa productos o servicios.
  • Ocupe un vocabulario claro, fácil y directo. Evite eufemismos, por ejemplo.
  • Si su texto o fotografía no son de su autoría, siempre cite la fuente.
  • Si el artículo a publicar tiene una extensión de más de 10 párrafos, procure utilizar subtítulos.
  • Utilice viñetas y numeraciones. Sirven para entregar de forma clara y ordenada un cúmulo de ideas y además facilitará la lectura del usuario. 

PIC: freepik.es



Cotiza de forma rápida